Las claves del vendaval popular en Valencia

Salvador Enguix

Diario de Valencia

Salvador Enguix

Periodista

Las claves del vendaval popular en Valencia

Salvador Enguix | 28/05/2007 – 13.05 horas

Días habrá para analizar con detalle lo sucedido en la Comunidad Valenciana en unas elecciones autonómicas y locales donde el PP ha arrasado, donde el PSPV-PSOE ha perdido apoyos a nivel autonómico y poder en los ayuntamientos, y donde ha fracasado rotundamente el proyecto del Compromís del País Valencia, la coalición preelectoral integrada por Esquerra Unida, EU, y el Bloc Nacionalista Valencià, BNV. Pero a riesgo de equivocarme en las apreciaciones me atrevo a lanzar algunas conclusiones de lo sucedido.

1- El PP se ha confirmado como el partido en el que confía la sociedad valenciana. Y cuando digo sociedad me refiero a un amplio espectro electoral que alcanza desde el centro-izquierda –puesto que muchos de estos electores han renunciado a votar al PSPV en favor de los populares- hasta la derecha regionalista y secesionista, pasando por el grueso de los votantes del centro-derecha. Se confirma que los líderes de este partido, principalmente Francisco Camps y Rita Barberá, han sabido “conectar” con las inquietudes de una amplia mayoría de la población que no ha encontrado, en cambio, una oferta satisfactoria, una alternativa política, por parte de los socialistas, y menos aún del Compromís pel País Valencià.

2- Los valencianos se sienten gravemente perjudicados por la política de José Luís Rodríguez Zapatero, a tenor de los resultados. Porque el PP ha basado parte de su campaña electoral justamente en el discurso del victimismo contra un Gobierno Central que, según esta idea, dificulta el desarrollo de la Comunidad Valenciana privándola de agua, comunicaciones e infraestructuras.

3- Tengo que dar la razón a “nada”, tal vez el lector más fiel de mi blog en La Vanguardia, cuando ha comentado, reiteradamente en respuesta a mis post, que el proyecto del tripartito valenciano iba a asustar al electorado porque aún están presentes las tormentas del caso catalán. El “discurso del miedo” lanzado por el PP sobre “el pacto radical, de izquierdas y catalanista” del Compromís del País Valencià con el PSPV-PSOE ha provocado la fuga de decenas de miles de votos socialistas hacia el PP y/o la abstención de su electorado. El pancatalanismo de un sector de la izquierda valenciana se ha convertido en un problema para el PSPV-PSOE.

4- El fracaso del proyecto del Compromís pel País Valencia es de amplio calado, porque si se hubieran presentado por separado no hubieran alcanzado el mínimo del 5% que marca la barrera electoral para poder entrar en las Cortes Valencianas. Porque por separado, en el 2003, sumaban el 11% de los votos, y ahora no han alcanzado el 8%. El caso de Esquerra Unida es aún más grave: ha perdido todos sus concejales en Valencia y Alicante, y sólo mantiene uno en Castellón. El BNV, al menos, entra en el Parlament, tendrá dos diputados en las Cortes Valencianas y se confirma como la tercera fuerza política en la Comunidad en número de concejales.

5- Los casos de corrupción urbanística que han salpicado, principalmente, a algunos destacados alcaldes del PP no han pasado factura. Basta ver el caso de Torrevieja, donde su alcalde, imputado por varios delitos, alcanza la mayoría absoluta. O en Castellón, donde el PP arrasa a pesar de que el líder de este partido y presidente de la Diputación, Carlos Fabra, está procesado por varios delitos contra la administración pública. La corrupción, por lo tanto, no provoca el rechazo electoral que se vaticinaba. Si que ha dañado al PP el urbanismo desaforado en algunas poblaciones de la costa como Xàbia o Altea apartándolo del poder.

6- La derrota socialista tiene una lectura aún más dura si se observa lo ocurrido en el denominado “cinturón rojo” de Valencia, donde en ciudades que eran antiguos feudos del PSPV-PSOE como Torrent, Paterna o Paiporta, el PP también ha arrasado. Esto es, tal vez, lo que más ha deprimido a los líderes de este partido.

7- A nivel local, las victorias del PP en Valencia, Alicante y Castellón, y en otras importantes ciudades como Alcoi, Alzira o Benidorm, confirma que este partido dispone de líderes locales con mucha mayor atracción electoral que el PSPV-PSOE. Al respecto, resulta llamativo el caso de Valencia, donde la apuesta de Carmen Alborch no ha servido de nada, dado que los socialistas siguen con los mismos concejales que hace cuatro años. Bien al contrario, Rita Barberá ha aumentado su techo electoral y su número de concejales; lo que confirma que el modelo de ciudad de la alcaldesa, que se ha apoyado mucho en potenciar la imagen de Valencia en el mundo con la realización de eventos internacionales, ha sido un éxito.

8- De todo lo dicho cabe deducir que la hegemonía popular que comenzó a trabajarse en el año 1991 a nivel local y en 1995 a nivel autonómico se ha confirmado de manera rotunda en estas elecciones. El enorme éxito del PP traduce que este partido sólo puede ser ya víctima de si mismo; porque ha copado todo el poder institucional –también gobernará las tres Diputaciones Provinciales- y porque ha confirmado el debilitamiento de una oposición que se enfrenta a una dura travesía del desierto. Los socialistas están obligados ahora a realizar una profunda reflexión de lo sucedido, porque ni sus propuestas ni sus líderes han logrado siquiera arañar el enorme mercado electoral popular.

9- En el caso de Francisco Camps, el president confirma su liderazgo dentro y fuera del partido al alcanzar el PP el mejor resultado de la historia en unas elecciones autonómicas. Se ha acabado definitivamente la guerra entre campistas y zaplanistas: sólo hay ahora un jefe en Valencia. En los próximos años Camps podrá gestionar sin ningún tipo de oposición interna su proyecto político, y su mayor oposición será la que surja de sus errores, si los comete, en esta legislatura.

10- En la Comunidad Valenciana la tendencia al bipartidismo se confirma. Es el caso de las tres capitales de provincia, y no se ha instalado este bipartidismo en el Parlament por el pacto preelectoral del Compromís pel País Valencià porque, como ya he señalado antes, si no se hubieran coaligado ahora sólo habría dos partidos en las Cortes Valencianas. El PP tiene ahora, por esta razón, mucho más fácil gestionar su hegemonía política que hace cuatro años; lo que augura para esta formación un futuro sin excesivos problemas.

http://www.lavanguardia.es/cartasvalencianas/index.html

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s