¿SOBERANOS O SOMETIDOS?

Hispanoamericanos somos blancos, indios, negros, mulatos, Mestizos: “que resulta del cruce de dos razas o tipos distintos”. ¿Cuál es el problema?. Veamos, en el mundo entero quién no es mestizo, ¿Acaso no se han mezclado etnias blancas con otras también blancas, o negras, amarillas, durante toda la civilización humana?. Tenemos tres opciones, la primera  ser isla y retirarnos del mundo como un caso aparte y entonces nos condenamos a vivir encerrados sin el cruce de información necesario que tiene el ser humano donde quiera que se encuentre, nada más veamos la evolución de la ropa, entonces no utilicemos traje, o las mujeres no utilicemos pantalón porque es creación de alguna raza foránea. La segunda el complejo, que consiste en alimentar la perturbación de quienes se sienten superiores por etnia, color, cultura o creencias, y secundarlo con nuestro servilismo, no estudiando, con una baja preparación que les permite tratarnos como ciudadanos de segunda categoría o lo que es peor ser preparado y conformarnos con una remuneración por debajo de lo que ellos valoran para sí mismos. La tercera es ser complemento, consiste en admitir lo que somos una combinación de culturas que ha generado un resultado que es el actual, sentirnos orgullosos de nuestra idiosincrasia y defenderla, entender que somos diferentes, tenemos algo de aquí y algo de allá, será por eso que los rostros más espectaculares se derivan de estas mezclas, también nuestros científicos, artistas, obreros, etc, son apetecidos en diferentes geografías. En todos los países se cuecen habas y hay regionalismos, gente ignorante que no sale de sus pequeñas parcelas, entre mayor ignorancia existe, mayor es el sectarismo por el que es distinto.

Tratamos como reyes a cuanto extranjero pisa nuestros mapas, pueden invertir su dinero, conocimiento y trabajo. Les abrimos las puertas y ellos pueden ver los resultados de su emprendimiento que se multiplica en beneficios económicos y humanos.

El mundo marcha a un paso en el que necesariamente se afectan todos los sujetos humanos voluntaria o involuntariamente, nos afectamos con el cambio de la tecnología, el avance de la ciencia y la cultura nos invade por doquier, entonces se impone aquella cultura que todos quieren imitar como cuando Alejandro Magno personaje controvertido en su sed de poderío llevó la cultura griega y la expandió por toda Europa y pese a que el imperio tenía dominio militar se vio influenciado en todas sus costumbres por la cultura griega y hoy aún nos afecta a todos.

Hispanoamericanos despertemos que estamos dormidos, que no nos pase como a Bucéfalo que se asustaba con su propia sombra, miremos hacia el sol, valemos mucho; no dejemos que otros sean ese domador de caballos, nosotros tenemos madera de buenos jinetes para dirigir nuestro destino.

En algún país del mundo pensar en su presidente es pensar en el líder nacional que se defiende porque es uno de los hombres más poderosos de la tierra se alienta ese amor por su bandera y el respeto por el presidente así se equivoque. Hasta en las películas que vemos todos los días en cine y televisión, pagan buenas sumas de dinero a artistas hispanoamericanos para que encarnen los papeles del ignorante, o listillo, sin clase, o el bandido, resulta ser que colocan algunas de nuestras ciudades como selváticas o rústicas todas cuando existen urbes llenas de crecimiento financiero, arquitectónico o sitios de recreo exquisitos donde pasan sus vacaciones. Muchos de ellos ya han colonizado nuevamente ciudades enteras en España y América donde se hablan otras lenguas, un trozo extranjero en nuestros propios países. Nosotros lo permitimos, reímos y alimentamos el estigma. Pero resulta que los grandes diseñadores de moda se apellidan Renta, Herrera, Ruiz de la Prada, Domínguez o se llaman Silvia, Zajar o Miranda. También los grandes científicos se apellidan o se nombran Llinás, Bernardo Alberto, Mario Molina, Ramón y Cajal, Juan de la Cierva, bueno ni qué decir en la literatura, deporte, gastronomía, son tantos los aportes de nosotros al mundo que ni siquiera los conocemos y seguimos queriendo alcanzar un modo de vida distinto al nuestro, castigándonos por nuestra mala fortuna de ser tan malos porque pensamos que lo superior es lo que tiene un tono y una jeringoza distinta. Bueno hasta entre nosotros mismos nos criticamos, insultamos y discriminamos pero a ese resto del mundo lo enloquece el flamenco, la salsa o la bachata.

Seguramente a nuestros abuelos y a sus abuelos los cuide algún hispanoamericano de buenos sentimientos, quizá no venga alguien con apellidos distintos a dar alegría a nuestros niños, o a brindar compañía a nuestros ancianos. También será algún hispanoamericano el que sirva sus mesas o les caliente sus heladas vidas con nuestra característica alegría y vigor. Porque todos estamos muy ocupados siendo jefes o pretendiendo alcanzar la superioridad que vemos como modelo en los anuncios que nos ofrecen dejándonos invadir culturalmente por otros que dominarán la lengua de nuestros hijos y nuestros nietos, creo que Gabriel García Márquez, Neruda, Borges, Cervantes entenderán que son efectos de la evolución del Homo erectus.

Por Eugenia Castaño Bohórquez Escritos

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s