Letras colombianas | Jesús María Stapper

Jesús Maria Stapper, artista, periodista, con larga y destacada trayectoria en el trabajo por la cultura colombiana.

Jesús Maria Stapper, artista, periodista, con larga y destacada trayectoria en el trabajo por la cultura colombiana.

“El Sentido de su vida” libro de la colombo-francesa María del Socorro Tuirán Rougeon por Jesús María Stapper

UNA METÁFORA EN CONSULTORIO

 Psicoanálisis: diagnóstico para una palabra

Por: Jesús María Stapper

¡El sentido de su vida!

Si algo-alguien sostiene piel adentro de su anatomía, una situación anómala, si tiene indicios de incurable enfermedad, y su cuerpo sufre rasgaduras de la carne-espíritu, requiere ser analizada. La cura del paciente, en prescripción científica,  antes que una medicina alopática con índice de amargos fármacos, puede ser una palabra, una sonrisa, una esperanza,  y… en última instancia: un fuerte abrazo. ¡El beso lo cura todo! Puede sugerir un entrañable enamorado. Casi siempre el amor es la “única enfermedad sostenida”. ¿Quién por amor… no padece?

María del Socorro Tuirán Rougeon y

María del Socorro Tuirán Rougeon y “El Sentido de su vida”

Difícil en el especialista estudiar  las anomalías enfermizas para determinar un tratamiento terapéutico  cuando la paciente es una metáfora… un verso, o un fragmento de novela donde narra el dolor y la infamia y la redención que no llega.  Si en el compromiso psicosomático a la metáfora le duele hasta lo que sueña toda cura parece una utopía… una quimera. En ocasiones no solo el espíritu, sino el cuerpo, carne, huesos, pensamiento, de la paciente (que somos todos) están resquebrajados. A diario vemos en las salas de los hospitales, metáforas enyesadas de pies a cabeza, por ejemplo. Es la subconsciencia hecha consciencia pura en el cerebro de la metáfora que entiende que su salud no depende sólo de la ausencia de una enfermedad. La enferma en trance, como todo lo que existe, pretende resucitar, incluso lo inerte sueña con tener una mejor vida. Quizás la cura para una metáfora que agoniza –histérica-  es asistir, vestida con los atuendos de la realidad, al estudio-consultorio del neurólogo francés Jean-Martín Charcot, para que la someta a hipnosis terapéutica y mirar bien si su vaho aún marca el espejo… ver bien si la  metáfora hecha paciente, abre los ojos y nos mira.

Una psicóloga clínica, María del Socorro Tuirán Rougeon (Barranquilla–Colombia, Voreppe-Francia), psicoanalista <<al estilo del “no extinto” Freud>>, quien con otras “herramientas curativas” hechas en el siglo XXI, lleva en sábanas de sutil textura, a su especialista consultorio, la palabra que se narra cruenta y amorosa y ambigua de situaciones, en su novela:  ¡El sentido de su vida!

La escritora colombiana-francesa desviste, como se palpa en una madrugada de plenilunio, un busto de yeso que en performance sufre de senos erectos y un ombligo virginal,  una palabra  novelada que padece situaciones rigurosas con estruendos de balas y quejas y amores de los buenos y de “los otros”. ¿Entonces de qué cruentas o difíciles maneras, ir venturosos, por las sendas que nos llevan sin presuntas dolencias al amor y también a los sueños pre-sentidos? En ¡El sentido de la vida! la escritora María del Socorro es una metáfora en sí misma. Hay que verla en su uniforme científico escribiendo historias… ciertas, incluso más reales que la realidad que nos surge inverosímil y dolorosa y por qué no, abundante de prodigios y deseos conquistados. Todo es todo…si cada sueño nos reporta un hálito de vida… si el hombre es una alucinación constante.

En esta obra literaria de María del Socorro, los vacunos asesinados, mueren a destiempo… perecen abrumados y quejumbrosos antes de la hora prevista. En su ciclo entrecortado por las ráfagas de los fusiles, ambularán en los limbos sin pastizales,  y no irán jamás a los cielos del ganado. Y su propietario Alberto Villarreal, el hacendado ganadero, clavado, con llagas y con cicatrices, en mil cruces, exclama su pesar profundo en las laderas abruptas del averno Su paso directo de la gloria y la riqueza y lo ufano, a los inframundos con espantos que ladran, lo reflejaron en catarsis, siendo un cadáver insepulto… un ente muerto en vida.

Algún día la miseria nos acecha. Puede ser que la miseria llegue en la negra noche de un hombre como Alberto Villarreal.  La noche suya, padecida  hoy, es más larga que todas las noches de los milenios que nos preceden, sumadas en una sola. ¿Qué tal dormir en una hamaca  y no asistir por embriaguez nostálgica a la invitación de la muerte?   Muerto varias veces el protagonista de ¡El sentido de la vida!  es un alumno que reprueba por inasistencia  a las clases de la parca cuando ésta convoca para matar de veras. Un sueño infame y pesado como un sortilegio,  es a veces, la situación casual que nos salva de perecer. Para darnos cuenta que existimos es mejor no tener nada que poseerlo todo como lo supo “el  instinto” de el personaje central de la novela ¡El sentido de su vida!

También, y según, la metáfora –real-, de la novelista María del Socorro Tuirán Rougeon, con su palabra literaria llevada a su consultorio creativo, y en diagnóstico consumado, podemos deducir, que  el ganado, apretado entre los barrotes y la carrocería de un camión que llevan al matadero, es el hombre. Recorremos los renglones de esta novela ¡El sentido de su vida! para vivirla y para vivirnos como testigos oculares de lo que sucede, de lo que nos acaece. La esperanza que nunca llega es a veces la única cosa que nos redime. A instancias de la psicoanalista María del Socorro la metáfora puede dejar de fumar y re-vivir.

Jesús María Stapper

Bogotá D.C. Mayo 18 de 2015

Colombia -Sudamérica

Eugenia Castaño Bohórquez Union Hispanoamericana espacios de cultura desde Valencia España para el mundo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s