Historia

Origen y características constitutivas de España

Hispania, España, surge como unidad cultural y política durante la época romana, que dura siete siglos (218 a. J. C. – 476 d. J. C). El Estado es el romano. Hispania está integrada en él como un conjunto de provincias Ese mismo conjunto plural y con el mismo nombre de Hispania, España, siempre ya, tendrá un Estado propio con la monarquía visigoda: el reino de España (Hispania).
La religión romana superpuesta a las prerromanas va dando paso desde la época romana a la visigoda a la religión cristiana, que es el aglutinante de España.
El origen de Europa se produce por la integración de los tres elementos: la civilización clásica grecolatina, su cristianización y la entrada de los pueblos bárbaros en la civilización clásica cristianizada. El comienzo de este origen de Europa es durante el Imperio romano y la culminación de esta génesis de Europa es en la Edad Media.

Así también se va produciendo la génesis de España como uno de los conjuntos de reinos que constituyen la originaria y genuina Europa, los reinos de la Cristiandad: al irse integrando los pueblos prerromanos hispanos en la civilización clásica con la romanización que inicia el origen de Hispania, España, su cristianización, que culmina este origen,
y la entrada e integración en ella de los invasores que se cristianizan y se romanizan también al hispanizarse.


Atlas Histórico Santillana
La predicación de san Pablo en España parece que fue el año 65 y está anunciada en su Epístola a los Romanos (15, 24 y 28). Está documentada también en Clemente Romano, en el Códice Muratoriano y en el escolio editado por Mattei (JB. Weiss, III, 770)

Los ocho siglos de lucha común para la liberación de los invasores islámicos anticristianos hacen que la unidad de los reinos de España (Hispania) se potencie, aunque tengan Estados diferentes. La Reconquista se inicia por los cristianos que no sólo no acatan la imposición de la religión islámica, sino tampoco su dominación política, huyen de las ciudades del sur en las que constituyen sus centros de poder los invasores musulmanes y forman en las montañas del Norte núcleos cristianos de resistencia.

El origen de Europa como Cristiandad llega a su plenitud en la Edad Media. Llega a su plenitud el origen de Europa. No llega a su plenitud Europa. La Cristiandad sólo se inicia. Son tres elementos los que constituyen la plenitud de este origen de Europa:

  • la civilización clásica grecolatina.
  • su cristianización iniciada en la antigüedad misma.
  • la entrada de los pueblos bárbaros en esta civilización clásica cristianizada.

El origen de España, que se había iniciado en la antigüedad con la romanización y la cristianización, también llega a su plenitud en aquella síntesis de la religión y de la vida que empezó a fraguar en la Edad Media. España es ahora una pluralidad de reinos unidos por la empresa común de la Reconquista durante ocho siglos.

Esto intensifica en España, dentro de la Cristiandad, la militancia, la combatividad cristiana.

Los vascones, los vascos de la época romana, eran los habitantes de la futura Navarra hasta Oiasso, que es Irún.
Más allá estaban los várdulos, los caristios y los autrigones. Son los vasconizados posteriormente constituyendo las denominadas por esa vasconización Provincias Vascongadas, vasconizadas.
Los vascones no se enfrentaron con los romanos, sino que fueron aliados e incluso se hicieron fieles de Pompeyo como patrono.
Éste fundó Pamplona en 75 a. J. C. en una ciudad vascona, Iruña.
El nombre de Pamplona, según las inscripciones halladas en 2004, viene de Pompelo, no de Pompaelo,
y es una palabra que expresa la romanización de lo vasco: Pompelo=Pompei illum,
que significa la ciudad de Pompeyo, con la palabra ciudad expresada en vasco, ciudad=illum y también iri e iruñ.
Los vascones estaban en un nivel de desarrollo social simplemente tribal, que no superaron hasta comienzos del s. IX d. J. C.

Los vascones no aceptarán el poder visigodo, al contrario que el de Roma, al que habían sido siempre fieles.
Los
vascones se sublevan, como tantas otras veces, y son vencidos en 581 por los visigodos (que fundan Vitoria como fortaleza de control).
Huyendo algunos de los vascones de la represión visigoda, penetran ahora, en 581, en la tierra de los várdulos, caristios y autrigones e inician su vasconización, dando origen a las Vascongadas (vasconizadas).
También penetran entonces (581-587) los vascones desde Navarra en el suroeste de Francia y lo vasconizan,
originándose allí, en Francia, más tarde el ducado de Vasconia (s. VII).
Desde Francia, se denominará en sus crónicas del s. VII a los vascones de la actual Navarra, Spaniae Vasconum, vascones de España,
y a su región, Spano Guasconia (Vasconia), Vasconia hispana o española.

La dinastía vascona de Íñigo Arista crea el reino de Pamplona en el siglo IX, cuando los vascones van superando el nivel tribal.
Y la siguiente dinastía vascona, o vasca, la iniciada en 905 por Sancho Garcés, culmina con Sancho III el Mayor (1004-1035), que es llamado rex Ibericus, porque tenía el control o la supremacía sobre todos los reinos cristianos, ninguno de los cuales se llamaba España, pero sí el conjunto de todos ellos.
El reino de Castilla y el reino de Aragón surgen de esta dinastía vascona (vasca) del reino de Pamplona que pasa a denominarse reino de Navarra desde 1162 con Sancho VI el Sabio.
Los pueblos hispanos de estos futuros reinos de Castilla, de Aragón, el de los vascones de Navarra, junto con los de los demás reinos y estados de la futura España cristiana medieval, eran España, Hispania, desde la época romana en la que, con la cristianización de los pueblos hispanos romanizados, surge España e incluso el nombre de España, Hispania.

Navarra es España desde su inicio, desde la Hispania romana.
Navarra es España como una de las comunidades fundadoras de España.
Y también las Vascongadas estarán integradas en España sin problemas,
hasta que a una parte de los vascongados les llegue el contagio
nacionalista que antes infectó al resto de España junto con el liberalismo en el XIX.

Con los Reyes Católicos no surge España, puesto que España ya existía desde la romanización y la cristianización de los pueblos hispanos prerromanos. Tampoco aparece el “Estado español”, puesto que sigue habiendo una pluralidad de Estados españoles, unidos porque ya eran España y porque ahora casi todos pasan a ser regidos por los Reyes Católicos. Ni siquiera quisieron estos ostentar como título el de reyes de España.

Tras la crisis de la Baja Edad Media,
introducción del
Renacimiento, como en toda Europa, desde Italia, en la que ya está en su plenitud.
Cesarismo frente a la anarquía nobiliaria. Monarquías autoritarias.
Título de Reyes Católicos otorgado por el Papa en 1494.

A pesar del impacto del Renacimiento distorsionador de la Cristiandad al hacer rebrotar el antropocentrismo y el cesarismo de las monarquías autoritarias, la defensa de la Cristiandad católica que asumen los reinos de la monarquía hispánica con los Reyes Católicos y los Austrias los mantiene unidos en su diversidad.

La unión entre los Reinos de Castilla y la Corona de Aragón (1469-1479)
1469: Boda de Fernando, hijo de Juan II de Aragón y de Isabel, hermana de Enrique IV de Castilla.
1474: Muere Enrique IV: llegada al trono de Castilla, pero a través de una

  • Guerra Civil (1474-1479) para hacer valer sus derechos contra la nobleza y el rey de Portugal
    • Tratado de Alcaáçovas-Toledo: desde el cabo Bojador (que está frente a Canarias) usque ad indos, zona de expansión portuguesa (hacia el sur hasta Asia).

1479: Muere Juan II, llegada de los Reyes Católicos al trono de la Corona de Aragón, mientras se afianzan en Castilla.
En Castilla, gobiernan conjuntamente e indistintamente; en Aragón, gobierna Fernando en exclusiva.

La unión de los demás reinos de España

Guerra de Granada (1481-1492):
tras una larga y dura guerra se produce la entrada de los Reyes Católicos en Granada el 2 de enero de 1492: final de la Reconquista:

  • España sale de la Reconquista impregnada de religiosidad combativa
  • y convertida en la primera potencia militar y política: impondrá su hegemonía durante siglo y medio en Europa y creará un imperio ultramarino.
  • También será la primera potencia cultural y científica.
  • Los islamistas, dentro de la obligación que creen tener de arrebatar el poder a los que ellos llaman infieles, siguen considerando hoy que Al Andalus en especial les pertenece, y que hay que eliminar del poder en España tanto a los cristianos como a quien dice que hay que establecer en ella el laicismo como sistema, porque a los laicistas los denominan “el gran Satán”, y consideran que aún están más obligados a entregarles Al Andalus, ya que apoyan al islamismo por oponerse al cristianismo.

Incorporación de Navarra a la Corona de Castilla por el destronamiento y excomunión (1512) de sus reyes anteriores (Catalina de Foix y Juan de Albret).
El rey de Francia Luis XII, que, para doblegar al Papa en lo político, le estaba creando en lo religioso un cisma, había obligado a aquellos reyes, bajo la amenaza de arrebatarles sus feudos franceses, a pactar con él. Los utilizaba, lo mismo que hacía con los agramonteses, el bando permanentemente en guerra con los beamonteses. Estos eran mayoritarios en Navarra y partidarios de la unión con Castilla.
Fernando el Católico, que mantiene a Navarra como reino, con sus Cortes, su Consejo Real y sus fueros, la integra entre los Reinos de Castilla en las Cortes de Burgos de 1515.
Francia intenta ocupar Navarra en 1521 y es derrotada en la batalla de Noáin.
En 1527, España evacúa la Baja Navarra, porque era difícil de defender al estar al otro lado de la barrera pirenaica. Esto les vale a los Albret y a sus descendientes para seguir detentando el título de reyes de Navarra. Su descendencia desemboca en el que llega a ser rey de Francia como Enrique IV. Él y sus sucesores, los Borbones del barroco, se hacen llamar reyes de Francia y de Navarra, que parecía más glorioso.
Navarra sigue siendo un reino y por eso tiene un
virrey, y sigue teniendo Cortes de Navarra todo ello hasta el primer tercio del XIX, cuando será suprimido por el centralismo liberal que reducirá Navarra de reino a provincia, arrebatándole sus fueros constitucionales y políticos y dejándole un residuo de fueros administrativos, la Paccionada, que, aun así, será infinitamente más autonómico que en las provincias comunes, porque en ellas la autonomía era nula.

La conquista de Canarias (1402-1496), va acompañada de la emigración allí de población española (andaluza y, luego, gallega y de otros lugares del oeste español), que se fusiona con los guanches, y produce la españolización completa de las islas. La entrada de Canarias en la civilización es ya directamente en la civilización hispánica.

Ceuta y Melilla habían formado parte de la Hispania romana, dentro de la Mauritania Tingitana, incluida en la Diócesis Hispana del Bajo Imperio Romano. Y formaban parte del reino visigodo de España, al menos Ceuta con seguridad, porque desde allí vino la invasión musulmana al ser entregada por su gobernador visigodo el conde Olián (don Julián en el romancero), que formaba parte de la conspiración de los vitizanos contra Rodrigo.
Abderramán III conquistó Melilla en 927 y Ceuta en 931.
Melilla en 1497 será reconquistada en el contexto de la recuperación de
plazas fuertes en la costa norteafricana para preparar la liberación de esos territorios o al menos impedir que desde allí se expansionase de nuevo el Islam como lo venía haciendo por los Balcanes y el Mediterráneo Oriental y amenazando el Occidental.
Y Ceuta en 1415 ya había sido reconquistada por Portugal, que iniciaba además su empresa de exploración de la costa africana para ir a las Indias. En la época de los Reyes Católicos, Ceuta está unida a Portugal.
Cuando se une Portugal a Castilla, con Felipe II en 1581, se une también Ceuta.
Cuando la unión de los reinos de Portugal y del resto de la antigua Hispania no se mantenga desde 1640, Ceuta quedará voluntariamente en la Monarquía Hispánica y de ahí en la España actual.
Ante los intentos de anexión por el Marruecos actual, no debería omitirse mencionar la integración de Ceuta en España desde las épocas romana y visigoda.

Recuperación del Rosellón y la Cerdaña, que Juan II de Aragón se había visto obligado a ceder a Luis XI de Francia cuando tantos enemigos se había creado. Ahora, en el Tratado de Barcelona de 1493, Francia los restituye a cambio de que España permita su invasión de Italia. Fernando el Católico accede, excepto a las acciones contra el Papa, porque sabía que el Reino de Nápoles había sido feudo del Papa en la Edad Media y que podría esgrimir esto para impedir que cayera en manos de Francia.

Causas de la unión de los reinos

  • Causa ocasional o circunstancial: la unión dinástica: el matrimonio y la herencia de los reyes. O la reconquista, como Granada (1492). O, en el caso de Navarra, el destronamiento y excomunión (1512) de sus reyes anteriores (Catalina de Foix y Juan de Albret).
  • Causa fundamental: que esos reinos ya eran España (desde que surge Hispania como una unidad plural bajo la civilización romana y la cristianización; e intensificada la conciencia de la unidad por la empresa común de la Reconquista durante ocho siglos). Canarias desde su conquista se españoliza y entra en la civilización. La entrada de Canarias en la civilización es ya directamente en la civilización hispánica.
    Los reinos de la Corona de Aragón en Italia ya estaban en la dinastía, pero no se unirán porque no son España.

Características de la unión de los reinos de España: son reinos unidos.

Es incorrecto decir que eran dependencias de Castilla.
Siguen siendo reinos (autonomía constitucional) y siguen teniendo cada uno de ellos sus Cortes y demás instituciones propias (autonomía política), incluso su idioma propio, aunque asumen el castellano, no por ninguna normativa legal, por la importancia cultural y económica de Castilla, cuya peso demográfico y económico es siete veces mayor que la suma de todos los demás.

También es incorrecto decir que eran reinos independientes, o que no tienen ninguna institución común, porque tienen al rey como institución común, y esto es un vínculo muy fuerte porque el rey reina y gobierna (antes del liberalismo), y además desde Fernando el Católico se inicia el autoritarismo renacentista que pasará a ser absolutismo en el siglo XVIII con los Borbones, sobre todo con el despotismo ilustrado.

Con los Reyes Católicos no surge España, puesto que España ya existía desde la romanización y la cristianización de los pueblos hispanos prerromanos. Tampoco aparece el “Estado español”, puesto que sigue habiendo una pluralidad de Estados españoles que existían desde hacía siglos.

Ni siquiera quisieron los Reyes Católicos ostentar como título el de reyes de España, puesto que no lo eran de Portugal, que se consideraba España, como decía Camoens; pues procedía de la Hispania romana y visigoda.

Estos reinos estaban unidos porque ya eran España,
la lucha en común de ocho siglos durante la Reconquista para la liberarse de los invasores anticristianos había reforzado su unidad,
ahora casi todos pasan a ser regidos por los Reyes Católicos,
y la defensa de la Cristiandad católica que asumen a escala mundial los reinos de la monarquía hispánica con los Reyes Católicos y los Austrias intensifica su unidad en su diversidad.

La Corona de Aragón formada

  • Por el matrimonio en 1137 de Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona, con Petronila, heredera de Aragón,
  • Por la reconquista de Valencia y de Mallorca, y su incorporación como reinos,
  • Y porque ya eran España o Espanya, como decía en catalán lo mismo que en aragonés Jaime I el Conquistador.
  • Porque también incorpora los reinos de Sicilia, Cerdeña y Nápoles, pero no se unirán a España, porque no eran España, aunque su unión dinástica es muy sólida y muy antigua y perdurará hasta el XVIII.

Los Reinos de Castilla unidos, fundamentalmente porque ya eran España y, ocasionalmente, por

  • La ampliación reconquistadora y repobladora del inicial reino de Asturias, como reino de León.
  • Su reunificación dinástica con el reino de Castilla ampliado con La Rioja y Vascongadas, arrebatadas a los reyes de Navarra y Pamplona (no a Navarra, porque en la Edad Media un reino no era posesión de otro, pues aún no les habían hecho creer en el mito del Pueblo Soberano o de la Soberanía Nacional).
  • La reconquista de los reinos de Toledo, Badajoz, Jaén, Córdoba, Sevilla, Murcia…

Navarra y Aragón
Habían tenido varias series de reyes comunes sin “depender” Aragón de Navarra, ni Navarra de Aragón:
ni cuando fueron reyes de Aragón los reyes del Reino de Pamplona, desde el año 923, en que Sancho Garcés I rey de Pamplona casa a su heredero con Endregoto Galíndez, heredera de Galindo Aznar II, conde de Aragón, hasta el final de la época de Sancho III el Mayor, 1035;
ni cuando fueron reyes de Pamplona los reyes de Aragón, Sancho Ramírez, Pedro I y Alfonso I el Batallador, desde 1076 hasta 1134.
Como no “dependen” los de 2ºB de los de 2ºC, ni viceversa, por tener el mismo profesor de Historia. No se creen una Nación Soberana.

Portugal era un condado (distrito, provincia) del reino de León, cuyo conde se proclama rey en 1139 y cuatro años después se afianza en esa pretensión, aceptada por el rey de Castilla y León, Alfonso VII, que se había proclamado Emperador de España, y eso le hacía estar por encima de los demás reyes de España.
Desde entonces siempre tratarán las dinastías de Castilla y de Portugal de unificar sus reinos por vía matrimonial y unión dinástica.
No se produce hasta 1581, cuando Felipe II hereda también la corona de Portugal.
Será ya demasiado tarde por el desarrollo del Imperio Portugués, los intereses de la burguesía de la costa y de la nobleza y la política de Francia y de Inglaterra, triunfante en la segunda mitad del XVII.
Y Portugal se separa (1640-1668) bajo el duque de Braganza, proclamado rey como Juan IV.

UNIDAD

CAUSA OCASIONAL

FECHA

CAUSA FUNDAMENTAL

REINOS DE CASTILLA

HERENCIA

1474

YA ERAN ESPAÑA
CORONA DE ARAGÓN

HERENCIA

1479

YA ERA ESPAÑA
ROSELLÓN Y CERDAÑA

DIPLOMACIA

1493

YA ERAN ESPAÑA
REINO DE GRANADA

RECONQUISTA

1492

YA ERA ESPAÑA
REINO DE NAVARRA

DESTRONAMIENTO

1512

YA ERA ESPAÑA
CANARIAS

CONQUISTA

1496

ESPAÑOLIZACIÓN
CEUTA

RECONQUISTA

1415

HABÍA SIDO Y VUELVE A SER ESPAÑA
MELILLA

RECONQUISTA

1497

HABÍA SIDO Y VUELVE A SER ESPAÑA
REINO DE PORTUGAL

HERENCIA

1581

TAMBIÉN ERA ESPAÑA

El centralismo se impone con el absolutismo de la monarquía del XVIII y culmina con el liberalismo del XIX

Los fueros de la Corona de Aragón son suprimidos por los Decretos de Nueva Planta en la Guerra de Sucesión (1700-1715).

  • Los fueros constitucionales, porque dejan de ser reinos o Estados,
  • y los fueros políticos, porque dejan de tener leyes propias y Cortes propias.
    Sus representantes serán convocados a las Cortes de Castilla.

Las causas son dos:

  • el sistema absolutista y por ende centralista que imperaba en Francia y que ahora se impone en España por Felipe V y sus ministros franceses
  • y la rebelión y la derrota de los Estados de la Corona de Aragón.

Navarra sigue siendo un reino y sigue teniendo sus Cortes y sus fueros, no sólo administrativos, sino políticos y constitucionales, por lo tanto. Y las Vascongadas, aunque no son un reino, siguen teniendo sus fueros y se las denominará provincias exentas, cada una con sus Juntas Generales, similares a las Cortes.
Porque Navarra y Vascongadas no se han rebelado contra Felipe V en la Guerra de Sucesión (1700-1715).

FINAL DEL REINO DE NAVARRA
Es el liberalismo y el nacionalismo que viene con él lo que suprime el reino de Navarra e impone el centralismo, tras los primeros intentos con la Constitución de Cádiz en 1812 y 1820, definitivamente al vencer en la Primera Guerra Carlista (1833-1840).

Navarra tenía antes de la revolución liberal

  • no sólo autonomía administrativa,
  • sino política (porque tenía Cortes para hacer sus leyes e instituciones de autogobierno para aplicarlas),
  • e incluso constitucional porque era un reino, sin plantear ningún problema de independentismo, porque su constitución tradicional como reino no tenía nada que ver con las constituciones liberales basadas en la doctrina del Pueblo Soberano o Soberanía de la Nación. Podía convivir con los demás reinos españoles en el conjunto de España al no imperar el nacionalismo.

Los reinos que constituían España sin problemas no empezarán a ser sometidos a la unicidad de un Estado único hasta la Edad Moderna, pero no terminará de ser impuesta esa unicidad hasta la imposición del liberalismo en el XIX. Esa unicidad es uno de los factores de la posterior crisis de la unidad de España. Es la unicidad del Estado, sinónimo de Nación desde la revolución liberal. El liberalismo basa su ideología en la doctrina del Pueblo Soberano o de la Soberanía de la Nación como soberanía absoluta y tiene su concreción política en el parlamentarismo, que es la atribución de ese poder absoluto al parlamento como representante del Pueblo y el ejercicio de ese poder como instancia suprema, que no reconoce ninguna otra por encima, ni humana, ni divina.

Lo mismo el nacionalismo españolista de la Constitución de Cádiz y las siguientes que el nacionalismo antiespañolista del vasquismo son contrarios a la autonomía de Navarra. No sólo tienen las mismas ideas, sino que es el mismo nacionalismo aplicado a una u otra “Nación” o “Pueblo”, al que proclaman como soberano absoluto en nombre de la doctrina de los hechos diferenciales.

No se pueden basar las autonomías en la doctrina del Pueblo Soberano. No puede haber varios Pueblos Soberanos. Pero desde que se proclama un pueblo como Pueblo Soberano nada puede impedir que se proclamen otros pueblos como soberanos tras autodefinirse como un pueblo distinto en nombre de la doctrina de los hechos diferenciales. Desde que se proclama la doctrina del Pueblo Soberano o de la Soberanía de Nacional, que entiende la soberanía del Estado como absoluta por actuar en nombre del Pueblo, sólo hay o sometimiento de pueblos o independentismo, y encima enfrentamientos y rivalidades por basarse en lo que diferencia y no en lo que une. No hay ya convivencia y solidaridad de pueblos autónomos.

Sólo puede haber pluralidad, coexistencia y convivencia de pueblos, o naciones, así con minúscula, si no se pretende atribuirles la Soberanía, y ponerlos con mayúscula como Dios. La experiencia popular expresaba la autonomía compatible con la convivencia en la fórmula:

“Cada uno en su casa y Dios en la de todos”.

http://recursos.pnte.cfnavarra.es/~mzubicob/esporigen.htm

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s